SE Autentico

Una guitarra llamada ROSALITA

Si, es correcto. Si estás leyendo esto y no lo sabias, una de mis guitarras se llama Rosalita 🙂
Puede parecer gracioso, o incluso surrealista, pero hay gente que le pone nombre a las cosas (y corramos un tupido velo porque menudas barbaridades he escuchado yo por ahí en lo que tiene que ver con “bautizar” las cosas…jajaja)

El nombre, para los que no conozcan el nombre de la canción, viene del título de una canción de Bruce Springsteen, en concreto del tema “Rosalita (Come Out Tonight)”. Canción  de su segundo disco “The Wild the Innocent and the E.-Street Shuffle”.

Rosalita

La historia de esta guitarra se remonta a hace ya bastantes años atrás, Bueno tampoco exageremos pero más de 18 años seguro que sí que los hace.

Hacía mucho tiempo que quería comprar una guitarra como esta, así que empecé a ahorrar todo lo que pude para poderla comprar, eso sin saber lo que valía (inocente de mí!!) Hasta que llegue un buen día a la tienda para preguntar y saber si tardarían mucho en traérmela. Mi sorpresa fue cuando me comentaron que ese tipo de guitarras no se solían tener en stock, así que ahí fue cuando empecé a imaginar que barata, lo que se dice barata, no seria. Y mucho menos con los acabados, ya que no solía ser la “típica Telecaster”, así que una vez conocido el precio y el plazo de entrega (5 meses)  me lance de lleno a por ella, ya que tenía grandes planes para esa pequeña joya de madera y metal.

Una vez pasaron los meses de espera para recoger la guitarra me la guardaron sin desembalar, metida en el embalaje original de Fender y sin desprecintar. He de reconocer que tengo ciertas manías y esta es una de ellas. Cuando compro un instrumento musical, sobretodo me pasa con las guitarras, me gusta abrir yo mismo el embalaje original de fábrica, y ellos sabiéndolo así lo hicieron, cosa que me hizo una ilusión especial, y mas tratándose de esta guitarra.

Una vez ajustada, probada y “tocada” empezaron los cambios, ya que, como os he comentado antes, tenía grandes planes para ella. Lo primero fue cambiarle las pastillas (esos pequeños micrófonos que recogen la vibración de las cuerdas).
Probamos varios tipos de pastillas, de diferentes marcas etc., pero no había forma, ya que no encontraba un sonido que me gustase, hasta que investigando y viendo posibilidades de diferentes fabricantes se me ocurrió pedirlas hechas a medida por encargo en NY. Otra vez a empezar! Todo el verano esperando las pastillas para poderlas montar y ver si era realmente lo que andaba buscando…
Esta vez si que hubo suerte  y acertamos de lleno en la configuración, tanto de la combinación de tipos de madera de la guitarra (mástil de arce y cuerpo de fresno) así como de su electrónica. Por fin uno de los sonidos que andaba buscando después de tanto tiempo!!

Y la anécdota más graciosa, y a la que hace referencia el título de este artículo.
Estando probando la guitarra con  mi luthier  con las nuevas pastillas recién montadas, y viendo este mi cara de satisfacción por haber conseguido lo que andaba buscando, me pregunto: “Bueno George, ahora que ya has conseguido el sonido que andabas buscando, le pondrás nombre a la guitarra, ¿no?”
En ese momento andaba probando la guitarra en un amplificador a válvulas y justo en ese preciso instante estaba tocando un trozo del solo de guitarra de la canción “Rosalita (Come Out Tonight)” de Bruce Springsteen, a lo que pare de tocar y le respondí: “por supuesto, se llamara Rosalita” 🙂

Rosalita (Come Out Tonight)

Gracias a la confianza de la tienda, en la que había comprado desde hacía años, pude encargar y pagar “cómodamente” la guitarra en varios plazos, lo que me ayudó mucho en poderla tener mucho antes de lo previsto y hacerle las “obras” oportunas para moldear y conseguir un sonido que andaba buscando hacia muchos muchos años

 

6 ComentariosDeja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de email no se publicara. Campos requeridos están marcados *